Revolución de los medios de pago: Cómo ahorrar desde una FinTech

infoSin categorizar

Visa y Bradesco, medio de pago wearable

La creación y proliferación de empresas Fintech tiene su origen, en gran parte, porque la banca tradicional no se ha adaptado con holgura a las nuevas tecnologías y al momento en el que vivimos. Las empresas tienen necesidades específicas que muchas veces no son comprendidas por la banca tradicional, los bancos suelen aplicar para particulares y empresas los mismos sistemas y procedimientos, cuando las necesidades de cada uno de ellos es completamente distinta.

Pablo Tur, responsable de la vertical de Medios de Pago de la Asociación Española de FinTech e InsurTech (AEFI) considera que “el éxito de las empresas Fintech radica en que su foco es el cliente, sustentan su existencia en dar servicios que la banca tradicional no da o los brinda de forma ineficiente y con condiciones económicas que no guardan relación con el servicio que prestan o la realidad actual”.

Desde su visión personal, Tur matiza que una empresa Fintech tiene que vivir del valor que aporta a sus clientes, ya sean estos, empresas o particulares. En el caso de los medios y métodos de pago, existen infinidad de productos y servicios que aportan valor a las empresas desde todos los aspectos, por un lado ayudan al incremento de las ventas (ejemplo de servicios de cobro con tarjeta mediante tokenización, pago móvil, etc.), por otro lado ayudan a reducir costes (por ejemplo haciendo más eficiente el seguimiento de las transacciones, lanzando recobros automáticos, realizando controles previos para evitar devoluciones y sus correspondientes costes, etc.), incluso las Fintech ayudan a que las empresas tengan una imagen de innovación de cara a sus clientes potenciando el engagement.

Podemos contar ejemplos prácticos de cómo una Fintech puede hacer ahorrar dinero a una empresa. Desde el punto de vista de los cobros, Besepa Technologies ha elaborado un documento dónde detalla los distintos casos de éxito con indicación del ahorro de costes conseguido por sus clientes gracias a la implementación de sus servicio de automatización de adeudos SEPA, recobros y smart data.  A continuación algunas claves:

– Reducción de errores en el cobro de recibos: No cobrar a su debido tiempo perjudica a la tesorería de cualquier empresa. Mucho más a aquellas que emiten cientos o miles recibos de manera recurrente (por ejemplo, una compañía eléctrica, de seguros, universidad, ayuntamiento, etc). No cobrar en su debido momento afecta al cashflow y conduce a la empresa a la necesidad de financiarse, por tanto, incurrir en más costes. Las estadísticas de Besepa indican que sus clientes han obtenido un incremento medio del 36% de los cobros en el primer envío de adeudos a través de su plataforma.

– Minimizar las devoluciones de recibos: La banca tradicional, por lo general, cobra comisiones por cada recibo devuelto, lo que implica para algunas empresas asumir, además del impago, un coste muy elevado en comisiones. Pero la realidad es que muchas veces éstas devoluciones son por cuestiones de forma y no por falta de saldo del cliente, y es aquí dónde Besepa ha conseguido disminuir de promedio un 20% los rechazos y devoluciones de sus clientes, llegando al 35% en algunos casos. Los clientes de Besepa pagan, de media, un 26% menos de comisiones bancarias y esto es posible gracias a que la plataforma realiza una serie de validaciones previas que reducen las devoluciones a la hora de cargar y emitir los recibos. Adicionalmente se facilita el proceso de recuperación de impagados, reduciendo el esfuerzo de gestión de los mismos con opciones adecuadas para cada tipo de incidencia.

– Reducción en costes de adaptación a la normativa SEPA:Las empresas no tienen que preocuparse de nada ni dedicar recursos técnicos y administrativos a acomodar los cambios en sus sistemas de cobro a la cambiante normativa europea de pagos.

– Información basada en datos (smart data) para que sea más fácil y eficiente la gestión del negocio: estadísticas, geolocalización, mejores días para el cobro, informes personalizados, etc.

En contraposición a las condiciones económicas que por lo general la banca tradicional impone a sus clientes como a la no transparencia de la información, las empresas de Fintech son empresas abiertas, con planes de precio flexibles y no aplican condiciones de permanencia ni entorpecen la gestión para retener a los clientes. Un claro ejemplo de esto es lo que sucede con los servicios de tokenización (almacenamiento de los datos de las tarjetas) que ofrecen ciertos bancos en los TPVs virtuales, no permitiendo a la empresa llevarse esos tokens, que son los datos de sus clientes, a otro banco o procesador de pagos. Esto representa una prisión y un coste enorme para la empresa porque la obliga a mantener dos sistemas activos o tener que realizar campañas de información a sus clientes para que vuelvan a introducir sus datos de pago.