Llegan los Neo Bank, Challenger Bank y BaaS

infoNoticias AEFI

La Asociación Española de FinTech e InsurTech (AEFI) continúa incorporando nuevos actores al ecosistema FinTech, que suponen la consolidación de esta industria que tiene entre otros objetivos: democratizar los servicios financieros y fomentar el ahorro con la innovación en su ADN. Se trata de una nueva vertical, que agrupa a Neo Banks, Challenger Bank y BaaS.

La AEFI se divide en 12 verticales en función de los servicios que ofertan sus miembros: asesoramiento y gestión patrimonial, finanzas personales, financiación alternativa, crowdfunding y crowdlending sobre activos o bienes tangibles, servicios transaccionales y divisas, medios de pago, infraestructura financiera, criptocurrencies y blockchain, InsurTech, identificación y onboarding online de clientes, Big Data y los nuevos Neobanks, Challenger bank y BaaS.

Jesús Pérez, presidente de la AEFI, destaca que cada vertical contempla diferentes servicios y empresas de distinta naturaleza que marcan las tendencias financieras dentro del ecosistema. En este caso, el primer asunto a considerar es la diferencia entre Neo Bank, Challenger Bank y los BaaS, que son las siguientes:

  • Los Neo Banks ofrecen una experiencia mobile-first con un partnership, banco tradicional que hace de depositario del dinero, y se encarga de temas como cumplimiento normativo, Know your Customer – KYC  o controles y procesos de supervisión que tenga una entidad para conocer a sus clientes, lavado de dinero, etc. En resumen, los Neo Banks desarrollan una capa front-end sobre unos servicios y una infraestructura de un banco tradicional.
  • Los Challenger Banks aspiran a convertirse en fully-licensed banks, creando una nueva experiencia bancaria para el cliente, con un modelo data-driven y con nuevas propuestas de precios, productos y servicios, bien propios o de terceros.
  • Por último, los BaaS (Bank as a Service) – son aquellos que ofrecen servicios de plataforma financiera, modelo marca blanca, para que, bien con la licencia del propio BaaS (banco, entidad de dinero electrónico o entidad de pago) o con la de un tercero, pero sobre todo apoyándose en la tecnología de otras entidades puedas ofrecer servicios financieros.

Según la AEFI, “es importante señalar que la mayoría de las startups que trabajan en este ámbito empiezan siendo neo bancos (sin licencia propia y trabajando con un banco tradicional, una entidad de pago o de dinero electrónico). A partir de ahí, y en función de los diferentes modelos de negocio que se pueden plantear, algunos proyectos siguen funcionando de esta manera y, otros aspiran a conseguir tener una licencia bancaria”.

La característica principal de los genéricamente llamados Neo Banks es que se trata de bancos de tamaño muy inferior a los bancos tradicionales, que compiten con estos tratando de ofrecer un mejor servicio, un mejor precio o, la mayoría de las veces, una combinación de ambos. La mayoría de los Neo Banks no tienen presencia física y se centran en dar una experiencia mobile-only.

El ánimo de esta vertical debe ser incluir todos los modelos de negocio bancarios y alternativas que están viendo la luz en el mercado. Se considerarán por tanto integrados dentro de esta vertical todas las alternativas anteriores, si bien parece lógico que las conversaciones con el regulador deberán priorizar aquellos proyectos cuyo objetivo último sea la obtención de una licencia bancaria.