La AEFI aplaude la decisión del Gobierno de aprobar el Sandbox antes de Navidad

RedacciónNoticias AEFI

– La implantación de un Sandbox implicaría múltiples ventajas para el desarrollo del sector FinTech e InsurTech y situaría a España a la cabeza de Europa Continental en el sector de la innovación tecnológica financiera

La Asociación Española de FinTech e InsurTech (AEFI), en su condición de asociación representativa de la gran mayoría de entidades del sector FinTech e InsurTech en España, y el despacho de abogados Hogan Lovells, partner jurídico de la AEFI, valoran positivamente el anuncio que ha realizado hoy la Ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, sobre la intención del Gobierno de aprobar en Consejo de Ministros antes de fin de año el proyecto de creación del ‘sandbox’ regulatorio.

Desde la Asociación del sector señalan que “es una muy buena noticia tener el sandbox a final de año. Desde la AEFI pedimos a todos los grupos políticos que apoyen esta iniciativa como país, ya que tenemos una oportunidad histórica de ser referente a nivel europeo en educación financiera”.

Además, pedimos que se presupuesten los recursos necesarios para su correcta puesta en marcha, teniendo un equipo específico dedicado a la ejecución del Sandbox por cada supervisor. También que haya al menos 2 convocatorias anuales del Sandbox y crear un espacio único para que los 3 supervisores junto con el regulador puedan trabajar de la manera mas coordinada y ágil posible junto con las startups innovadoras que accedan al Sandbox, como lo están haciendo otros países como por ejemplo el Reino Unido”, recalca Rodrigo García de la Cruz, Presidente de la AEFI.

En este sentido, desde Hogan Lovells también hacen hincapié en que “el anuncio de la titular de Economía es una gran noticia para el mercado financiero español, puesto que supondrá un impulso extraordinario al sector fintech e insurtech con carácter inmediato. Sin embargo, como desde la AEFI y Hogan Lovells se ha insistido con anterioridad, el Anteproyecto no incluye en su redacción actual esa dotación de medios necesaria, por lo que se espera que antes de la aprobación definitiva se introduzcan modificaciones en ese sentido y que el sandbox, además de tener una gran redacción que cumple las expectativas respecto a la innovación, tenga los medios para ser efectivo, como no puede ser de otra manera”.

¿Qué beneficios tendrá la implantación del Sandbox para España?

– La reducción de costes y tiempo de lanzamiento al mercado de los productos y servicios innovadores de FinTech e InsurTech.

– La creación de un sandbox en España posicionaría a nuestro país en el circuito internacional de inversiones extranjeras en sectores tecnológicos financieros punteros, y haría de España un miembro de pleno derecho del grupo de países que, como Reino Unido, Australia, Japón, Canadá, Hong Kong o Singapur, ya han dado un paso adelante para la atracción de entidades tecnológicas que operan en el sector financiero.

– Con el Sandbox se facilitaría la entrada al mercado de nuevas compañías, todo ello en beneficio de una mayor competencia y del cliente final (por ejemplo, con más y mejores productos y servicios, rebaja de los precios o innovación tecnológica).

– Un mejor acceso a la financiación y creación de empleo de calidad.

– Es probable, también, que el aprovechamiento por parte de España de un gap regulatorio a través de la implementación de un entorno de pruebas seguro haga de nuestro país un firme candidato, dentro de la Unión Europea para el establecimiento de entidades de otros Estados miembros que no cuenten con marcos regulatorios tan atractivos como el que podrían ofrecer un Sandbox

– Un hub financiero a nivel europeo y latinoamericano. En este sentido, la AEFI ha liderado la creación de la Alianza FinTech IberoAmérica, siendo esta la mayor iniciativa global que agrupa a Asociaciones de su misma naturaleza.

En conclusión, el Sandbox permitiría que algunas de las empresas FinTech e InsurTech disfruten del periodo de pruebas para que puedan ir alcanzando los requisitos de obtención de una licencia ordinaria – tales como exigencias de capital, solvencia, gobierno corporativo y burocráticos – gradual y progresivamente.